Bolsonaro indulta a policías que mataron delincuentes

El presidente de Brasil también beneficiará a aquellos presos con «problemas graves de salud», entre los que citan los casos de enfermos de sida y algún tipo cáncer.

Brasilia, 24 dic (EFE).- El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, al igual que hizo el año pasado, dictó este jueves un indulto en favor de los policías y militares que estén en prisión condenados por haber matado a algún delincuente en ejercicio de sus funciones.

Fuentes de la Presidencia adelantaron que este indulto será similar al que dictó Bolsonaro el año pasado. El presidente de Brasil es un férreo defensor de la «mano dura» contra el crimen.

«Policías federales, policías civiles, policías militares y bomberos, entre otros, que en el ejercicio de su función o como consecuencia de ella, hayan cometido crímenes culposos o sin intención, serán contemplados en el decreto», dice un texto que ha sido adelantado a la prensa por la Secretaría de la Presidencia.

Indulto general y para enfermos graves

Esa medida también beneficiará a aquellos presos con «problemas graves de salud», entre los que citan los casos de enfermos de sida y algún tipo cáncer.

El indulto es general y no contempla casos individualizados, por lo que, para lograr el beneficio, los abogados de cada uno de los posibles beneficiados deberán acudir a los tribunales, que tendrán la última palabra sobre el asunto en función de cada caso.

Desde hace décadas, Bolsonaro defiende el perdón para los agentes de seguridad que maten en el ejercicio de sus funciones. Por ello lo incluyó en un proyecto de ley sobre seguridad que envió el año pasado al Congreso, que finalmente vetó ese punto.

Mensaje a «los hipócritas»

El mandatario, sin embargo, no se ha dado por vencido y ha dicho que a partir de febrero del año próximo, cuando serán renovadas las directivas de la Cámara de Diputados y del Senado, insistirá en ese asunto.

La semana pasada, al anunciar que planea enviar otro proyecto de ley al Parlamento sobre el mismo tema, Bolsonaro le mandó un mensaje «a los hipócritas» que se oponen a esa medida. Agregó que son en su mayoría la prensa y los organismos de derechos humanos. También aseguró que «no es un permiso para matar, sino el derecho de no morir».

Bolsonaro sostuvo que «un policía tiene que cumplir su misión y luego ir a casa a descansar, sin aguardar una noticia de un oficial de la Justicia» en caso que haya matado a un delincuente.