La mente laberinto y el por qué de encontrar un atajo.

Desde hace muchos años la neurociencia reconoce los límites mentales más comunes que son la dislexia y la deficit de atención como trastornos neurobiológicos heterogéneos, quienes son especialistas reconocen que estos trastornos no afectan cuando son descubiertos, aumentan por la falta de intervención, ya sea por descuido o por acostumbrarse a ellos.

El enigma de la mente laberinto empieza desde los aspectos psíquicos, en donde encuentras cantidad de interrogantes sin respuesta, comienza una dualidad entre lo que refleja tu mente, realmente en esta situación ningún individuo estará conforme, lo que no tienes o ya no está inmediatamente empieza a hacerte falta, se incrementan reacciones fuertes producidas por la preocupación hasta tal punto en donde definimos una sensación de perplejidad en donde te sientes incompleto sin necesidad de arrepentirte o extrañar a cualquier persona.

Decides convertirte en el dueño de tus impulsos, en donde desesperadamente buscas una meta que te conduzca hacia otras metas, evitando despertar reacciones anteriores, cualquier riesgo parece agradable, considerándose invencible porque te diste cuenta que no hay peor enemigo que tu misma mente.

La catarsis inmediatamente se convierte en una especie de resurrección, comprendes que el hábito de la mente laberinto no funciona, ni beneficia y que tampoco te hace crecer como persona. Absolutamente nadie ha tenido razones especificas para describir la sensación de alivio que produce romper los límites que aparentaba tener nuestro cerebro debido a las diferencias que comparten dichos trastornos similares.

Según la cantidad de estímulo de las sensaciones producidas (ya sea sensación de costumbre o evasión) de su naturaleza diferencial o la respuesta que ofrece cualquier reacción (directa o inmediata). Bien se comprende que la sensación es un proceso fisiológico en donde cualquier información física que se recibe se convierte en información nerviosa, pero la reacción es una sensación fugaz que provoca el origen de la percepción: que es el proceso por el cual la información sensorial que se recibe es organizada e interpretada.

Al percibir que todo es una ilusión las apariencias siempre nos intentan engañar porque no siempre todo es como se ve, ningún individuo ha conseguido manipular las reacciones sin conocimiento alguno de ello, en diversas situaciones es necesario no llegar a tal punto de sentirse invisible por como aparentan ciertas incomodidades; necesitas regresar a tu comprensión anterior en donde probablemente eres el mismo físicamente pero mental y emocionalmente eres una nueva persona.

Empiezas a despertar de cualquier pesadilla que interpretaron las apariencias, te enteras que la realidad es solamente un disfraz producto de la ilusión, no existen frustraciones o ficciones si no haces parte de alguna de ellas, te aceptas tal y como eres, te describes según el grado de sensaciones que expermientas al reflexionar, te toca reconocer lo que manifiesta, lo que te impide alcanzar ciertos objetivos y qué estás obteniendo sin esfuerzos.

Estás en el mejor momento de tu vida administrando de tu inteligencia, disponiendo de ella, exponiendo de ella pero cuando te corresponde y haciendo evasión de cualquier intención de receso mental que pueda devolverte al hábito de la mente laberinto; todo es infinito, ni tu mente ni el espacio tienen límites.

  • Primero Yo, Segundo Yo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *