GEORGE SOROS (OSF)

De Brasil a la India y a los Estados Unidos: la UE financia la red mundial de la sociedad abierta con 116 millones de dólares en 2019.

Mientras los contribuyentes estadounidenses luchan por pagar sus facturas y mantener sus puestos de trabajo, el fondo de maniobra demócrata de 1,9 billones de dólares para el «alivio de COVID» también contiene 11.000 millones de dólares para la ayuda exterior para la AID estadounidense, etc. La Administración Biden parece dispuesta a volver a la política de la era Obama de externalizar su política exterior a las ONG de la Sociedad Abierta y financiarlas con el dinero de los contribuyentes.

Open Society ha creado una red mundial de ONGs que promueven una agenda de izquierdas de Fronteras Abiertas, LGBTQ, aborto, renta básica universal, lucha contra la incitación al odio y partidos de derechas, todo ello bajo la apariencia de «derechos humanos», como revela un nuevo informe del Parlamento Europeo. El informe «Echo Chamber:  The Quango Feedback Loop» fue publicado por el Centro Europeo para la Ley y la Justicia, la filial europea de la ACLJ de Jay Sekulow.

«La Comisión de la UE financia una amplia gama de Organizaciones «No Gubernamentales» (ONG) que son casi exclusivamente de izquierdas, y presionan a los gobiernos miembros de la UE y a la propia UE para promover su agenda política y presionar para obtener más financiación», escribe el ponente del presupuesto de la UE Joachim Kuhs, «creando así un bucle de retroalimentación y una cámara de eco financiados por los contribuyentes que discrimina injustamente a los conservadores y viola las obligaciones de la UE de neutralidad política.»

Estas ONG de la «sociedad civil» están «a menudo relacionadas con la red de izquierdas centrada en la Open Society Foundation (OSF) y organizaciones asociadas, que han afinado la práctica de desviar los euros de los contribuyentes para hacer lobby político a favor de una agenda de izquierdas de No Borders, migración ilegal, lawfare y campañas mediáticas contra políticos y opiniones conservadoras, que son deslegitimadas como el llamado ‘discurso del odio'», objeta Kuhs.

Lejos de ser organizaciones «no gubernamentales», muchas de estas ONG se han convertido así en organismos cuasi-gubernamentales (Quangos) que la UE y los gobiernos utilizan para subcontratar sus agendas políticas y su activismo a costa de los contribuyentes, mientras atacan y socavan a los gobiernos conservadores en los países miembros de la UE y en el extranjero, especialmente en Israel, pero también en Europa del Este, Sudáfrica, India, Brasil, Myanmar e incluso en Estados Unidos.

La oficina de Kuhs ha identificado 98.108.326 euros (116.667.478 dólares) de financiación para proyectos de izquierda por parte de la UE solo en el año 2019 que van a parar a ONG afiliadas a Open Society. Debido a la falta de transparencia, la cifra real es probablemente mucho mayor.

Kuhs ha escrito para Gateway Pundit sobre los 13.124.712 euros (15.607.513 dólares) que la Comisión de la UE gastó en ONG y organizaciones antiisraelíes en 2019. GP ya informó sobre los 30 millones de euros (35 millones de dólares) que la UE gastó en ONG vinculadas a Open Society en Europa 2019. La UE también financió a grupos vinculados a la islamista radical Hermandad Musulmana con 1.869.141 euros (2.222.726 dólares) en 2019, como informó Gateway Pundit.

En los Balcanes, la UE gastó al menos 4.117.137 euros (4.895.975 dólares) en ONG relacionadas con la OSF en 2019, especialmente en Macedonia del Norte, Serbia y Kosovo. La Fundación Open Society Macedonia recibió 1.225.528 euros de la UE en 2019 para el proyecto «Stay @ School – Action for Inclusion of Roma in Primary Education» y 199.998 euros para el proyecto «Access to Justice for the Most Marginalized».

El Instituto de Organización Civil para los Derechos Humanos de Skopje recibió 66.043 euros para el proyecto «Derechos Humanos para Todos».

El proyecto de medios de comunicación Metamorphosis recibió 997.394 euros en 2019 para «Aumentar el compromiso cívico en la agenda digital». Reactor – Research in Action recibió 1.241.535 euros para el proyecto «Fomento de la igualdad de género a través del proceso de adhesión a la UE». Margins Skopje recibió 140.000 euros para el proyecto «Acceso a la justicia para las comunidades marginadas». 12.002 euros se destinaron a la Alianza Juvenil de Krusevo para el proyecto «Creación de capacidades: Explorando el papel de los jóvenes en la reconciliación y la construcción de la paz».

58.213 euros se destinaron al Foro Juvenil Islámico del Norte de Macedonia, cuyos objetivos son «fomentar los valores islámicos universales» y «proteger a los jóvenes de las desviaciones».

En Kosovo, la Red de Periodismo de Investigación de los Balcanes recibió 397.204 euros para «Solidificar la resistencia de los periodistas actuales y futuros de Kosovo» 2019. Casi un millón de euros se repartieron entre Metamorphosis North Macedonia (997.394 euros) y Open Data Kosovo, Center for Research Transparency and Accountability Serbia (CRTA) y ONG de Estonia, Albania y Montenegro para el proyecto «Incrementar el compromiso cívico en la agenda digital.

En Sudáfrica, la UE gastó al menos 3.599.614 euros (4.280.552 dólares) en ONGs 2019 que persiguen la agenda de izquierdas promovida por las Open Society Foundations, como el Southern Africa Human Rights Litigation Centre (SALC), que «apoya a los abogados de derechos humanos en los países del sur de África con asesoramiento legal experto, apoyo técnico y financiación». El SALC es un proyecto conjunto del Instituto de Derechos Humanos de la Asociación Internacional de Abogados (IBAHRI) y la Iniciativa de la Sociedad Abierta para el África Austral (OSISA). El SALC fue financiado con 1.992.350 euros por la UE 2019, junto con otras 5 ONG, para el proyecto «Out & Proud: LGBTI Equality and Rights in Southern Africa».

El Foro Africano de Supervisión Policial, que cuenta con la Open Society Foundations entre sus principales financiadores, recibió 475.000 euros de la UE para «Desarrollar la capacidad del servicio de policía sudafricano para prevenir y responder a la violencia xenófoba y los delitos de odio relacionados.»

La ONG Gender Links, que cuenta con las Open Society Foundations entre sus patrocinadores, recibió 142.500 euros de la UE para «Acabar con la violencia de género comunidad por comunidad en Botsuana».

Gender Links y el Women and Law in Southern Africa Research Trust (WLSA), socio de OSISA, recibieron 989.764 euros de la UE para «El empoderamiento socioeconómico a través de políticas, legislación y acciones sensibles al género» en Lesoto.

Hace tan solo 7 años, la India, gobernada por los conservadores, aún no se veía afectada por las depredaciones de Open Society, como escribió NGO Monitor en 2014: «OSF no apoya a ninguna organización en la India». Esto parece haber cambiado ahora: En su discurso anual en el Foro Económico Mundial de Davos 2020, George Soros anunció que gastaríamos 1.000 millones de dólares para «luchar contra el nacionalismo», apuntando especialmente al gobierno de Narendra Modi en la India. En febrero de 2021, como informó Jack Posobiec, la activista climática Greta Thunberg causó indignación en la India al tuitear accidentalmente un «kit de herramientas» para levantamientos violentos, presumiblemente un producto de la red OSF.

En 2019, la UE financió a las ONG afiliadas a OSF en la India con al menos 4.596.255 euros (5.465.728 dólares), incluyendo proyectos como «WorkFree – Esclavitud, trabajo y libertad: ¿Qué pueden aportar las transferencias monetarias a la lucha por el trabajo decente?», con 1.499.203 euros, incluidos 100.000 euros para la Fundación INBI (Red India para la Renta Básica) y 75.001 euros para Open Democracy UK.

La UE destinó 947.591 euros a Childfund, financiado por el OSF, para el «Fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil para fomentar el empoderamiento de las mujeres en el este de Uttar Pradesh». 854.725 euros se destinaron a «Habitat for Humanity India» para «Un modelo de empresa social para empoderar a las mujeres marginadas a través de un mayor acceso a los servicios y derechos relacionados con la mejora del hábitat». 544.736 euros se destinaron a la Fundación para la Transformación Social y la Fundación Nacional para la India para «No dejar a nadie atrás: Building Pathways for Peace in the North East via Engagement of Civil Society and Youth Leaders». 750.000 euros se destinaron a «Strengthened Human Rights Defenders Protection Ensuring Sustained Access to Justice for the Most Vulnerable» de la Organización Mundial contra la Tortura (OMCT), que recibió 1.470.000 dólares de Open Society 2019, y varios grupos indios.

George Soros creó en 1994 una oficina de OSF en Myanmar, que desde 2015 se dedica a la defensa de la minoría étnica musulmana rohingya, que ahora recibe una cobertura inusualmente amplia en los medios de comunicación occidentales. En 2019, la UE pagó al menos 5.499.750 euros (6.540.137 dólares) para proyectos en Myanmar, entre los que se incluyen «Acción de género sobre la tierra y las extracciones para la responsabilidad social» con Oxfam, financiada por Soros (200.000 euros), «Puentes culturales» con ActionAid, financiada por Soros (1.999.750 euros), «Respuesta estratégica e integrada al discurso de odio en línea y las campañas de desinformación en Myanmar» con la Fundación Phandeeyar, financiada por Soros (1.500.000 euros). 1.198.683 euros y 601.317 euros fueron destinados por la UE a «Salvaguardar a los periodistas y la libertad de expresión en Myanmar» con el Centro Canadiense para el Derecho y la Democracia, financiado por OSF.

3.979.975 euros (4.732.866 dólares) se destinaron al programa mundial «Voluntarios de Ayuda de la UE» para programas como «Apoyo y complemento de la ayuda humanitaria» (1.389.319 euros), «Apoyo a la integración de la perspectiva de género en la acción humanitaria» (1 261.361), «Construir la resiliencia a través del liderazgo de género y de los jóvenes en la acción humanitaria» (1.329.295 euros), incluyendo 113.333 euros para «ActionAid Myanmar», y el resto para grupos de «ActionAid» desde Brasil hasta Zimbabue.

En el Brasil de Jair Bolsonaro, también un objetivo favorito de la izquierda global, la UE destinó 1.000.000 de euros al Instituto de Tecnologia e Sociedade, financiado por la OSF, para «Exponer la desinformación de Bot en Brasil». 330.000 euros fueron para Oxfam por «Barrios, perspectivas y juventud: Desigualdades multidimensionales en la política local de los países en desarrollo». 1.338.854 euros se destinaron a la Rede Jubileu Sul para «Protagonistas de la sociedad civil en la política macroeconómica», y 1.300.000 euros a «Hábitat para la Humanidad Brasil» para «Fortalecimiento de la Red Nacional del Foro de Reforma Urbana» – para un total de al menos 3.968.854 euros (4.719.642 dólares) de la UE para proyectos relacionados con el FSO en Brasil.

6.993.936 euros (8.316.978 dólares) se destinaron al proyecto «Food Wave» para «Empoderar a la juventud urbana para la acción climática» en Brasil y en todo el mundo, junto con ActionAid.

La UE incluso financió a las ONG vinculadas a Soros con sede en Estados Unidos con al menos 26.984.681 euros (32.089.373 dólares) en 2019. 494.681 euros fueron a Groundswell International para la protección del clima en Haití, que recibió 900.000 dólares de Open Society en 2016. 300.000 euros de financiación de la UE en 2019 se destinaron al Instituto de Investigación de Políticas de la Mujer, también financiado por Open Society. 24.690.000 euros fueron de la UE al Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo (BIRD) del Banco Mundial, que recibió 1.585.000 dólares de Open Society en 2017-2018.

Y 1.500.000 dólares fueron para el Comité Internacional de Rescate, que recibió 75.000 dólares de Open Society 2018.

El 1 de marzo, el ponente del presupuesto de la UE para 2019, Joachim Kuhs, solicitó el aplazamiento de la aprobación de la gestión de la Comisión de la UE en relación con el presupuesto de 2019, debido a las numerosas cuestiones sin resolver. La Comisión de Control Presupuestario votará sobre esta moción el 22 de marzo, y sobre si los demás miembros de la comisión pueden apoyar o no los casi 100 millones de euros gastados en las ONG de izquierda.