Estrategias de Seguridad Marítima: Riesgos y Amenazas para la Seguridad Nacional II Parte

David Odalric de Caixal i Mata: Historiador Militar, experto en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista. Director del Área de Seguridad y Defensa de INISEG (Instituto Internacional de Estudios en Seguridad Global). Director del Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalización Yihadista (OCATRY). Membership in support of the AUSA (Association of the United States Army) Miembro asesor de la Sección de Derecho Militar y Seguridad del ICAM (Ilustre Colegio de Abogados de Madrid). Membership in support of the Friends of the Israel Defense Forces. Miembro del Consejo Asesor del Likud-Serbia (Israel).  Miembro de Honor de la Academia Europea de las Ciencias, Artes y Humanidades.  Analista del Grupo de Investigación del EU-HYBNET (Red Europea en Amenazas Híbridas)

2. Piratería

La Estrategía de Seguridad Nacional no parece conceder a la Seguridad Marítima la importancia que debería si se tiene en cuenta tanto la posición geográfica de España como la relevancia que tiene el mar en los intercambios comerciales de nuestro país. La piratería marítima es uno de los delitos más antiguo del Llamado “Derecho de Gentes”. Los actos de piratería y robos a mano armada perpetrados contra buques siguen teniendo en la actualidad una importancia relevante en algunas zonas de especial riesgo, como en las aguas próximas a las costas de Somalia o el Golfo de Guinea. Según datos del International Maritime Bureau, entre 2008 y 2012 se perpetraron alrededor de 1.900 ataques, que en 2012 se concentraron en el 50,51% en África. En los primeros seis meses del 2013 el número total de ataques registrados fue de 138. Parte de la flota pesquera de España transita o faena en zonas especialmente vulnerables a los actos de piratería.  En la actualidad tras los esfuerzos internacionales para congelar sus finanzas, los grupos terroristas pueden haber visto en la piratería una potencial fuente de ingresos. Particularmente, en el estrecho de Malaca, pasillo de 500 millas que separa Indonesia y Malasia, en el cual se han confirmado 186 ataques  de piratería entre 2001 y 2006

3. TERRORISMO:

El Terrorismo es una amenaza que afecta directamente a la vida y seguridad de las personas. Las características del medio marino lo convierten en un espacio particularmente favorable no solo para la comisión de atentados contra objetivos marítimos en movimiento, infraestructuras bajo el agua o en el litoral, suministros y servicios críticos, sus accesos o proximidades, sino también para la utilización  como medio de infiltración de recursos materiales con fines terroristas. El uso de la mar para actos de terrorismo tiene una trayectoria dilatada que incluye el secuestro de buques de pasajeros, los atentados contra buques de guerra o civiles, así como el uso de embarcaciones de mayor o menor porte o su carga que posibilita la infiltración de terroristas y facilita de este modo la comisión de atentados en tierra.

  1. Enero de 2000: Al-Qaeda intentó colisionar una embarcación cargada de explosivos contra el USS Sullivans en Yemen, mientras el buque se estaba reabasteciendo, la embarcación terrorista se hundió por exceso de peso ante de alcanzar su objetivo.
  2. Octubre de 2000: Una embarcación terrorista cargada de explosivos impacta contra el USS Cole, matando a 17 marineros.
  3. Octubre de 2002: Un bote cargado de explosivos alcanzó el petrolero francés Limburg, que iba cargado de 400.000 barriles de petróleo, el ataque tuvo lugar en las inmediaciones de las costas de Yemen, se derramaron unas 700 toneladas de crudo.
  4.  Febrero de 2004: El grupo terrorista Abu Sayyaf hundió con explosivos el Super Ferry 14, matando a 116 personas , siendo el acto de terrorismo marítimo que se ha cobrado el mayor número de víctimas mortales
  5. Marzo de 2004: El grupo terrorista de Hamas, se escondió en un compartimiento secreto de un contenedor, que fue transportado al puerto israelí de Ashod a 15 millas al sur de Tel-Aviv. Este compartimiento no detectado ni al pasar el escáner electrónico, ni en la inspección física interior y exterior. El hombre salió del contenedor vestido con un uniforme de la marina israelí y detono el chaleco con explosivos matando a diez autoridades portuarias
  6. 15 de septiembre de 2007: Se llevaron a cabo dos ataques simultáneos con coche-bomba contra instalaciones relacionadas con la industria petrolífera del Yemen
  7. El 19 de noviembre de 2008: Secuestraron a 450 millas de la costa de Somalia en alta mar al superpetrolero Sirius Star de Arabia Saudita con más de 300 metros de eslora, cargado con unas 200.000 toneladas de crudo valorado en unos 100 millones de dólares y se lo llevaron a la costa de Somalia.

Si los terroristas conocieran los hechos históricos, y no hay razón para que no los conozcan, podrían obtener ciertas conclusiones de un desastre que ocurrió hace 100 años, cuando una colisión entre dos barcos en Halifax (Nueva Escocia), demostró el potencial destructivo que se puede causar si los barcos van cargados con explosivos. El 6 de diciembre de 1917, dos cargueros, el Imo de 125 metros y el Mont Blanc de 95 metros colisionaron en el puerto de Halifax. El Montblanc estaba cargado con 180 toneladas de TNT, 2.300 toneladas de ácido pícrico (utilizado en la fabricación de explosivos, del tipo bencénico) y 10 toneladas de pólvora. La explosión resultante destruyó más de 300 acres, lo que equivaldría a unos 120.000 metros cuadrados de la ciudad de Halifax, mato a más de 2.000 personas e hirió a otras cerca de 10.000. Fue la mayor explosión provocada por el hombre antes de la bomba atómica.

4. Proliferación de armas de destrucción masiva:

La proliferación de armas de destrucción masiva se encuentra entre las preocupaciones más importantes para los Estados y el conjunto de la comunidad internacional. Actualmente están en vigor una serie de regímenes internacionales de sanciones contra ciertos Estados y actores no estatales vinculados al terrorismo internacional, que restringen la importación y exportación de determinados materiales, equipos, bienes y tecnología susceptibles de contribuir a la realización de programas que contravienen las disposiciones internacionales en materia de no proliferación

5. Inmigración irregular por vía marítima y tráfico ilícito de inmigrantes:

Los flujos migratorios irregulares por vía marítima se producen en circunstancias que ponen en peligro la vida, la salud e integridad física de los inmigrantes, entre quienes con frecuencia se encuentran menores de edad y otros colectivos vulnerables. La actividad de estos traficantes supone un riego adicional para la seguridad marítima y, en términos más amplios, para la seguridad nacional. La prevención, gestión y respuesta a este fenómeno, a menudo con consecuencias humanas dramáticas debido a las condiciones del medio, supera en determinados contextos las márgenes competenciales de cada una de las administraciones implicadas.

Fuente: OCATRY (Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalizacidón Yihadista) www.ocatry.org

6. Ciberamenazas y Ciberatques:

España, como nación marítima, es bien consciente de las implicaciones que la seguridad del mar tiene para el normal desenvolvimiento de la vida social y económica nacional, de ahí la necesidad de dotarse de una visión propia en torno a la seguridad de los espacios marítimos. España debe hacer un uso seguro de los sistemas de información y telecomunicación, fortaleciendo las capacidades, de prevención, defensa, detención, análisis, investigación, recuperación y respuesta a los ciberataques. A este fin debe servir la Política de Ciberseguridad Nacional.

Características de los Ciberataques:

  • 1. Bajo Coste: Muchas de las herramientas utilizadas por los atacantes pueden obtenerse de forma gratuita o a un coste muy reducido
  • 2. Ubicuidad y fácil ejecución: La ejecución de los ataques es independiente de la localización de los agresores, no siendo imprescindible, en muchos casos, grandes conocimientos técnicos.
  • 3. Efectividad e impacto: Si el ataque está bien diseñado, es posible que alcance los objetivos perseguidos. La ausencia de políticas de ciberseguridad, la insuficiencia de recursos y la falta de sensibilización y formación pueden facilitar este adverso resultado.
  • 4. Reducido riesgo para el atacante: La facilidad de ocultación hace que no sea fácil atribuir la comisión de un ciberataque a su verdadero autor o autores, lo que, unido a un marco legal dispar o inexistente, dificulta la persecución de la acción

La OTAN advierte de posibles ataques terroristas a cruceros en el Mediterráneo

El Estado Islámico intento llevar a cabo atentados con misiles de corto alcance contra buques petroleros en el Mediterráneo desde bases yihadistas en la costa de Libia.  La OTAN alertó de que los yihadistas querían crear su propia fuerza marítima para llevar ataques contra barcos de pasajeros y mercantes, al tiempo que la asociación internacional de líneas de cruceros puso en marcha medidas para incrementar la seguridad de los buques. Las estimaciones de inteligencia de la OTAN señalaban que el terrorista Estado Islámico, contaba con capacidad para atentar contra buques mercantes en general y cruceros en particular, mediante misiles procedentes de los arsenales del ejército libio. El vicealmirante británico Clive Johnstone, jefe del Mando de las Fuerzas Marítimas de la OTAN (MARCOM-Maritime Command), manifestó que el Estado Islámico o Daesh quería crear su propia fuerza marítima para llevar a cabo ataques contra cruceros o barcos mercantes en el Mediterráneo y que en estos momentos “contaba con capacidad para cometer atentados en el mar”. Ante la voz de alarma de la OTAN, la Cruise Lines International Association (CLIA), organización que representa a más del 95 por 100 de la capacidad mundial de cruceros con 23 millones de pasajeros al año, ha puesto en marcha un manual de medidas de seguridad para evitar ataques y asaltos terroristas a los buques

Fuente: OCATRY (Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalizacidón Yihadista) www.ocatry.org

La toma de Sirte y otros puertos de la costa libia por los yihadistas hacía temer posibles ataques piratas y atentados terroristas contra líneas de cruceros que transitan la zona. Se temía una alianza con las mafias que trafican con seres humanos desde Sirte y el puerto de Nafaliya 

Por su parte, los servicios de inteligencia italianos habían elaborado diversos análisis sobre la amenaza terrorista del Estado Islámico desde la costa Libia, debido a su cercanía con la isla de Sicilia y los corredores marítimos que unen el Mediterráneo Oriental y Occidental. La OTAN mantiene en el Mediterráneo desde los ataques del 11-S la Operación Active Endeavour de lucha contra el terrorismo internacional, en el marco de la “defensa colectiva” entre los países miembros de la Alianza. El MARCOM dirige el despliegue de medios navales (buques de superficie y submarinos) y aéreos (aviones de patrulla marítima/alerta temprana) en el Mediterráneo.

El mayor problema para la seguridad marítima internacional es que esta vez el campo de actuaciones de estas organizaciones de criminales se encuentra a tan sólo 370 kilómetros al sur de la frontera meridional de la Unión Europea (UE) Así lo afirma un informe del Ministerio de Defensa italiano que ha sido dado a conocer la semana pasada, y en el que se señala que, si los yihadistas consiguen forjar una alianza con las mafias de Sirte y del puerto de Nafaliya, “el Estado Islámico puede recrear en el sur del Mediterráneo la misma situación que se ha producido en Somalia y en el Golfo de Adén. La pulverización territorial y tribal en Libia y la irrupción del yihadismo mediante movimientos terroristas como el Daesh y AQMI, son el resultado de la desastrosa guerra que inicio la OTAN en 2011. La inteligencia italiana no descarta que los yihadistas utilicen “barcazas suicidas” repletas de refugiados y cargadas de explosivos como cebo a los buques de rescate que utiliza la OTAN.

Los cruceros estudian “medidas de seguridad”

El auge del Estado Islámico en el Mediterráneo significa que se está esforzando en montar operaciones marítimas, poniendo en peligro las rutas comerciales y turísticas (…) “sabemos que ambicionan llegar a alta mar y que les gustaría tener un brazo marítimo, al igual que Al Qaeda tenía el suyo«, Para el responsable de las fuerzas marítimas de la OTAN el peligro terrorista no radica en la toma de rehenes de un gran crucero con varios miles de personas, entre turistas y tripulación, sino más bien en el ataque a un gran buque con misiles de corto alcance de los que ya dispone el Daesh. Hay que estar vigilantes porque el Mediterráneo es un complejo espacio de agua y la Alianza Atlántica no puede afrontarlo como una cuestión exclusivamente de migración. Un atentado terrorista indiscriminado del Estado Islámico “tendrá implicaciones extraordinarias para el mundo occidental”

La mera posibilidad de que Estado Islámico extienda su yihad a la alta mar ha suscitado posturas encontradas entre los expertos y la industria naviera. En mi análisis veo completamente factible que los yihadistas puedan constituir una flotilla con la que empezar a secuestrar barcos europeos y considero que la mera presencia de sus milicianos en la costa de Libia es una amenaza grave para la seguridad marítima, y, en especial, para países como Italia, Malta o incluso Francia y España. Uno de mis principales argumentos es que esta es la zona por la que transcurren la mayor parte de los viajes de vuelta de todos los cruceros que parten de Barcelona hacia Francia, Italia, Malta, Grecia, Turquía, Israel, Egipto. La otra razón que esgrimen los más pesimistas acerca de la amenaza que puede llegar a suponer el Estado Islámico se encuentra en el continuo aumento del número de inmigrantes ilegales de origen subsahariano que zarpan de los puertos libios en embarcaciones fletadas por traficantes y que tienen como destino Sicilia y Lampedusa. Según los últimos datos de la Marina italiana, tan sólo en 2014 llegaron a Italia 200.000 personas, de los que únicamente han sido deportados unos 10.000. En 2015 llegaron a Europa 600.000 refugiados, de los que se calcula que 137.000 lo hicieron por Italia, y de ellos se habrían introducido según los servicios de inteligencia unos 5.000 terroristas en Europa. No obstante, también hay otras razones estratégicas e ideológicas que llevan a pensar que será muy difícil que los combatientes del Estado Islámico se conviertan en piratas.

Desde el punto de vista de la sharia, la piratería es un pecado tan grave como cualquier otro tipo de robo: los yihadistas podrían combatir en el mar por Ala, pero jamás lo harían con ánimo de lucro. Muy pocos milicianos de la filial de al-Qaeda en Somalia, al-Shabab, participaron en algún tipo de actividad pirata Lo que sí se piensa que puede tratar de hacer el Estado Islámico es controlar el tráfico del petróleo, y, para ello, aliarse con las bandas de contrabandistas que estarían exportando de forma ilegal crudo libio hacia Túnez y Malta. En este sentido, no es una casualidad que en Sirte y Nafalia existan varias refinerías. Estas instalaciones pueden tener un papel clave de cara a la expansión del Estado Islámico en Libia, que podría estar entrenando en ese país entre 4.000 y 6.000 combatientes yihadistas  Por otro lado, los puertos bajo el control de los yihadistas también pueden servir como punto de entrada en el país de combatientes extranjeros, y, sobre todo, de armas. De hecho, pese al embargo impuesto por la ONU tras el estallido de la guerra civil libia en 2011, se calcula que varias toneladas de armas ligeras y municiones han entrado en el país a través de sus puertos.

El “escenario sirio” puede que acabe por repetirse en Libia y muy posiblemente se expanda por todo el norte de África. Si Egipto, Túnez y Argelia entraran en una desestabilización provocada por la nueva guerra en Libia, tendríamos el caos establecido en el Magreb, con estados bajo control del islamismo radical. Europa tiene ante sí un gran problema con Libia, que se suma a los de Siria e Irak; quedarse de brazos cruzados supondrá que en pocos años, el islamismo radical se extenderá por todo el norte de África y optar por la acción armada traerá muerte y destrucción y como tal cientos de miles de refugiados se dirigirán a Europa, con lo que el caos que amenaza el Mediterráneo está servido. La OTAN no debe pensar que el Mediterráneo afecta sólo a la inmigración«, tenemos que recordar que «la entrada de Daesh en Libia«, donde ejerce «el control de Sirte y otros lugares» arroja «una sombra incómoda para el comercio marítimo y el acceso marítimo.

EVOLUCIÓN DE LA MISIÓN ANTITERRORISTA DE LA OTAN

Los países de la Alianza Atlántica acordaron la transición hacia una operación antiterrorista en el Mediterráneo ‘Active Endeavour’ que no estuviera al amparo del artículo 5 del Tratado de Washington, la cláusula de defensa colectiva. La misión, la única de la OTAN que ha sido lanzada al amparado de dicho artículo fue desplegada tras los atentados del 11-S. A ella contribuyen con barcos principalmente España, Italia, Grecia y Turquía. La idea es que ‘Active Endeavour’ pueda llevar a cabo tareas como mejorar el conocimiento de situación en alta mar, garantizar la libertad de movimiento marítimo, operaciones de interdicción, proteger infraestructura crítica, combatir la proliferación de armas de destrucción masiva, apoyar las operaciones marítimas antiterroristas y contribuir a consolidar las capacidades marítimas de terceros. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, subrayó el interés de los aliados en reforzar el apoyo a países terceros de Oriente Próximo y el Norte de África para entrenar y consolidar sus propias capacidades de defensa para que ellos mismos puedan hacer frente al Estado Islámico. «Es mejor que combatir su guerra«. Así, avanzó que la OTAN comenzará «pronto» a entrenar a las fuerzas militares iraquíes en Jordania, tras recordar que los aliados ya están apoyando la consolidación de las capacidades de un país «clave» en la región como Jordania y las fuerzas especiales y la inteligencia de Túnez y volvió a recalcar que la OTAN está dispuesta a ayudar a Libia si se crea un Gobierno de unidad nacional y solicita ayuda a los aliados. Libia atraviesa su peor crisis política y de seguridad desde la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011 al que contribuyó la intervención de la OTAN.

Un submarino español combatirá el terrorismo en el Mediterráneo en una misión de la OTAN. La agrupación estará al mando del capitán de fragata Francisco Javier Vázquez Sanz, Comandante de la fragata ‘Navarra’ (F-85), y estará formada por la fragata española junto a la italiana ‘Eolo’ y a la belga ‘Louise-Marie’. El submarino de la Armada española ‘Mistral’, que cuenta con una dotación formada por 67 marinos, combatirá el terrorismo durante los próximos dos meses en aguas del Mediterráneo como parte de la operación ‘Sea Guardian’ de la OTAN, que estará liderada por España a partir del próximo mes de marzo. Fuente: OCATRY (Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalizacidón Yihadista) www.ocatry.org

Italia y Francia ya han movido pieza con el fin de posicionarse en el Mediterráneo ante un posible ataque del Estado Islámico a Europa. En concreto, la OTAN contempla varios escenarios posibles. Por un lado, existen informaciones fiables de que los radicales están planeando embarcar en el puerto de Derna (Libia) con dirección a alguna de las islas griegas (Creta es la más probable) con el fin de perpetrar allí una acción armada contra personal civil. La intención de los miembros del Estado Islámico es demostrar que tienen capacidad para atacar Europa, ya que esto incrementaría el nerviosismo de la población civil respecto a los terroristas del Daesh y provocaría un enorme impacto a nivel mundial. Entre el mencionado puerto libio y la frontera sur de Europa hay apenas cuatro o cinco horas de viaje a bordo de una simple zódiac. Además, explican fuentes de inteligencia, se trata de una zona continental únicamente vigilada por la Guardia Costera griega, donde no hay efectivos de Frontex desplegados ni ningún otro dispositivo de defensa comunitario. Es decir, un auténtico agujero para la seguridad comunitaria.


El ataque que planean llevar a cabo los yihadistas, explican las fuentes consultadas, se basa en la utilización de fusiles Kaláshnikov y granadas de mano y podría ser ejecutado en poco tiempo, lo que incluso permitiría a los terroristas volver por donde vinieron. Según las mismas fuentes, es muy posible que, de decidirse por esta opción, los yihadistas graben su hazaña en vídeo para posteriormente utilizar las imágenes con fines propagandísticos. Otro de los escenarios que contempla la OTAN no sería un ataque armado tanto como un envío masivo de inmigrantes que tendría la finalidad de desestabilizar a la fuerza militar. Los servicios de inteligencia de la organización defensiva occidental ya han detectado el movimiento de decenas de barcos de madera en algunas cuevas de la costa libia –en concreto entre Derna y Bengasi– que los miembros del Estado Islámico podrían utilizar para mandar a cientos de inmigrantes al continente europeo.

Esta remisión masiva de personas en dirección a la Unión Europea desestabilizaría a los ejércitos comunitarios, que tendrían la prioridad de atender a las víctimas y salvaguardar su integridad física antes que entrar en combate, un principio humanitario que ha primado en los últimos años en el continente. Un tercer escenario, continúan las mismas fuentes y ratifican autoridades como el experto en yihadismo de INISEG, el Profesor David de Caixal, que pasa por que el Estado Islámico aproveche su posición estratégica en Libia para atacar embarcaciones, tanto de mercancías como de pasajeros, que transiten por la zona. Este tipo de atentado podría conllevar incluso el rapto de rehenes, lo que daría un importante rédito a los yihadistas, tanto desde el punto de vista propagandístico como económico, ya que estos barcos son enormemente costosos. Este último escenario también ha sido comentado en algunos foros frecuentados por radicales en internet. La OTAN ha empezado a tomar medidas para vigilar más de cerca la zona afectada. La Marina italiana está realizando ejercicios militares al sur de la península que podrían verse como un movimiento disuasorio para que a los radicales ni se les ocurra acercarse por allí y que al mismo tiempo están sirviendo a los italianos para explorar el terreno. El Ejército francés, por su parte, ya ha reforzado la presencia militar en la base de Toulon, la más importante del Mediterráneo. Las Fuerzas Armadas españolas también están preparadas en todo momento para movilizar tropas desde Cartagena y Cádiz.

En el seno de la Unión Europea, sin embargo, aún no parece haber conciencia del peligro. El foco de atención comunitario continúa siendo la tensión en el este, cuando –según advierten las fuentes consultadas– el mayor peligro está amenazando por el sur de Europa. En estos momentos, la Comisión ya tiene sobre la mesa los posibles escenarios y baraja distintas respuestas que serían activadas en función del ataque que finalmente se produzca. El plan del Estado Islámico se pretende aprovechar de la debilidad de Grecia, que únicamente parece estar inquieta por su tradicional tensión con Turquía y que se encuentra inmersa en una crisis económica y política de dimensiones aún incalculables, y de paso dar un golpe de efecto que sirva de aviso a Europa. El representante especial de Naciones Unidas para Libia, el español Bernardino León, se mostró preocupado por que Libia se convierta en base de operaciones. Advirtió de que la inestabilidad y la progresiva penetración del yihadismo en Libia son ya una amenaza real y preocupante para la seguridad europea y, concretamente, para la española.

Cada vez surge con más fuerza la idea de que el Daesh tiene como prioridad lanzar y atentar contra objetivos en el mar como método de llevar la inestabilidad, entorpecer e impedir el tráfico de mercancías y personas por las rutas marítimas del Mediterráneo. No es la primera vez que en los círculos de inteligencia se teoriza sobre la posibilidad de que Daesh lleve de forma abierta actos de piratería / terrorismo marítimo, desde sus bases en el Norte de África y Oriente Medio. Las unidades de inteligencia Europeas y la OTAN han llegado a estas conclusiones debido al potencial empleo de armamento de alcance medio tipo RPG que disponen los terroristas/ piratas. Además, podrían realizar acciones más sofisticadas con el empleo de misiles de corto alcance, proveniente de los silos y arsenales saqueados durante el conflicto Libio y que tendrían como objetivo los buques petroleros, gaseros y/o mercantes); e incluso utilizar métodos de abordaje al estilo de los empleados en las costas somalíes con el fin de buscar rehenes con los que atemorizar a la opinión pública. El potencial escenario de volver a sufrir un evento del tipo Achille Lauro (Achille Lauro fue noticia en todo el mundo cuando el 8 de octubre de 1985, en el transcurso de un crucero entre Alexandría y Port Said, cuatro terroristas árabes del Frente de Liberación de Palestina se apoderaron del buque, resultando muerto un pasajero norteamericano. El 9 de octubre, los terroristas se rindieron y la mayoría de los pasajeros regresaron a Italia) ha puesto a la asociación internacional de líneas de cruceros en alerta poniendo medidas para incrementar la seguridad de los buques. Como nota curiosa Abu Abas, el cerebro del secuestro, no fue detenido hasta que tropas especiales americanas le capturaron el 15 de abril de 2003 en Bagdad, casi dieciocho años después del secuestro del Achille Lauro.

Un miembro de la dotación de la Navarra estudia los movimientos del barco tomado por los piratas El yihadismo trae consigo una serie de inestabilidades derivadas. En el Sahel africano, la criminalidad afecta directamente a los intereses españoles en la zona, mientras que el tráfico de estupefacientes apunta directamente a la frontera de nuestro país. Pero el principal riesgo está vinculado con las mafias de tráfico de seres humanos, que explotan la situación de violencia para lanzar a miles de personas todos los años hacia Europa. El foco que antes se ubicaba en Libia ahora se ha desplazado hacia el flanco occidental, con las costas andaluzas, Ceuta y Melilla como destinos destacados. Los últimos informes apuntan, además, a otra complicación derivada: la piratería. La inestabilidad que se vive en Somalia se traslada directamente a las aguas del Índico. La dotación de la fragata Navarra capturó la semana pasada a cinco criminales somalíes que habían atacado dos pesqueros que faenaban en la zona; un suceso que pone de manifiesto que la piratería es una amenaza durmiente, con capacidad de reactivarse si se retira la presencia militar. Fuente: OCATRY (Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalizacidón Yihadista) www.ocatry.org

 ¿Yihad en alta mar?

El mayor problema para la seguridad marítima internacional es que esta vez el campo de actuaciones de estas organizaciones de criminales se encuentra a tan sólo 370 kilómetros al sur de la frontera meridional de la Unión Europea (UE) Así lo afirma un informe del Ministerio de Defensa italiano que ha sido dado a conocer la semana pasada, y en el que se señala que, si los yihadistas consiguen forjar una alianza con las mafias de Sirte y del puerto de Nafaliya, “el Estado Islámico puede recrear en el sur del Mediterráneo la misma situación que se ha producido en Somalia y en el Golfo de Adén. La pulverización territorial y tribal en Libia y la irrupción del yihadismo mediante movimientos terroristas como el Daesh y AQMI, son el resultado de la desastrosa guerra que inicio la OTAN en 2011. La inteligencia italiana no descarta que los yihadistas utilicen “barcazas suicidas” repletas de refugiados y cargadas de explosivos como cebo a los buques de rescate que utiliza el FRONTEX

Fuente: OCATRY (Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalizacidón Yihadista) www.ocatry.org

Los buques como nuevos objetivos:

Nos encontramos en un nuevo escenario donde aplicar los métodos y acciones de Guerra Asimétrica aplicada en las campañas terrestres, y que ahora podemos aplicar en las operaciones marítimas. Los buques no solo son objetivos, sino que también pueden ser utilizados  o empleados  como armas o plataformas desde donde dirigir, lanzar ataques, o incluso ser empleados como armas. Muchos analistas de inteligencia y terrorismo venimos teorizando desde hace unos años y sobre todo a raíz de la aparición del Estado Islámico, sobre el interés de estos grupos terroristas  ante la idea de perpetrar un 11-S marítimo. ¿Podemos imaginar las consecuencias que supondría para la economía de un país o región que en sus principales puertos pudiera llevarse a cabo una acción terrorista? Debemos recordar que la principal entrada de mercancías sigue realizándose por vía marítima. 

  • No debemos ir muy lejos para comprobar que la actual situación de falta de control existente en las costas de Libia principalmente, y me menor medida pero con gran importancia en las costas de Marruecos, Túnez y Argelia, propicie que desde sus costas se lancen las oleadas de inmigrantes con destino a la frontera sur de Europa (costas de Italia, Malta, España, Grecia) A las que se les unen desde Siria la llegada incontrolada de decenas de miles de refugiados. 

Es un nuevo escenario donde aplicar los métodos y acciones de Guerra Asimétrica aplicada en las campañas terrestres, ahora aplicadas a las operaciones marítimas. Los buques no sólo son objetivos, sino que también pueden ser utilizados o empleados como armas o plataformas desde donde dirigir, lanzar ataques, además de poder ser empleados como armas. Muchos analistas de inteligencia llevan años teorizando sobre el interés de ciertos grupos terroristas ante la idea de perpetrar un 11-S marítimo. ¿Podemos imaginar las consecuencias que supondrían para la economía de un país o región que en sus principales puertos pudieran desarrollarse eventos de tipo terroristas dejando inutilizados o interrumpidos de forma parcial sus actividades comerciales? Debemos recordar que la principal entrada de mercancías sigue realizando por vía marítima.

Existen diversos factores desestabilizadores:

  1. Libia: La Guerra Civil de Libia y los enfrentamientos continuos han tenido un gran impacto en el desplazamiento de más de 434.000 personas desde junio de 2015. El país también ha sido utilizado como un paso para refugiados libios, y de otros países del África del Norte y del África subsahariana
  2. Egipto: La actual situación de inestabilidad del país hace que exista una gran preocupación relativa a si el Daesh ocupa finalmente la península del Sinai para actuar como un eslabón en todo Oriente Medio.
  3. Siria: La actual guerra a gran escala que se vive en el país con diversos países enfrentados y con intereses geopolíticos y económicos a dado lugar a un efecto dominó en terceros países como respuesta a la expansión del Llamado Estado Islámico de Irak y Siria que está amenazando el entorno de seguridad del Mediterráneo.

Aumento de la presencia militar en el Mediterráneo

Desde el comienzo de los ataques aéreos de los EEUU, muchos países han establecido operaciones de vigilancia y reconocimiento en el área del Mediterráneo oriental. Esta presencia militar naval en la región se ha producido principalmente con el fin de garantizar el flujo ininterrumpido de libre comercio de un volumen de más de 200.000 buques transitando por el Mediterráneo.  Igualmente importante es destacar que en toda la costa del Mediterráneo Oriental se establece la presencia de infraestructuras  críticas, puertos de estaciones de carga / descarga y de transferencia especialmente destinadas a la explotación energética de petróleo y gas. Cabe destacar las tuberías de petróleo y transporte de gas natural que cruzan el Mar Mediterráneo con destino a Europa, como el oleoducto Bakú-Tbilisi-Ceyhan o el gaseoducto que va desde Argelia a España, con las cuales las reservas totales de energía de la región equivalen a 30.000 millones de barriles de petróleo con un valor de mercado de 1.500 trillones de $ con lo que un ataque o corte de suministro pondría en serios apuros la economía en Europa. El “escenario sirio” puede que acabe por repetirse en Libia y muy posiblemente se expanda por todo el norte de África. Si Egipto, Túnez y Argelia entraran en una desestabilización provocada por la nueva guerra en Libia, tendríamos el caos establecido en el Magreb, con estados bajo control del islamismo radical. Europa tiene ante sí un gran problema con Libia, que se suma a los de Siria e Irak; quedarse de brazos cruzados supondrá que en pocos años, el islamismo radical se extenderá por todo el norte de África y optar por la acción armada traerá muerte y destrucción y como tal cientos de miles de refugiados se dirigirán a Europa, con lo que el caos que amenaza el Mediterráneo está servido.

El Estado Islámico prepara atentados con misiles contra petroleros en el Mediterráneo. Las estimaciones de inteligencia de la OTAN señalan que el terrorista Estado Islámico, dirigido por el Califa Abu Bakr al-Baghdadi, cuenta con capacidad para atentar contra buques mercantes en general y petroleros en particular, mediante misiles procedentes de los arsenales del ejército libio. Los ataques se llevarían a cabodes de bases yihadistas en la provincia costera de Sirte con barcos pesqueros, según los citados medios de inteligencia europeos. Fuente: OCATRY (Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalizacidón Yihadista) www.ocatry.org

Son varios los servicios secretos que han recolectado información en África y advierten de la posibilidad de la realización de una campaña de terror en las playas europeas desarrolladas por terroristas del Daesh. Pretenden infiltrarse entre la población civil haciéndose pasar por vendedores ambulantes, turistas o empleados de comercios hoteleros, con el fin de desarrollar sus acciones en complejos hoteleros y resorts vacacionales, tal y como ocurrió en Túnez. El incremento de refugiados e inmigrantes que llegan a nuestras costas proporcionaran la cobertura de entrada a los miembros de estos grupos terroristas y sus aspirantes a asesinos, haciéndose pasar por refugiados o vendedores ambulantes de playa, camuflar un rifle de asalto entre sus bultos y ponerse a disparar cuando mejor le parezca. No parecería muy descabellado, en concreto se tiene conocimiento de planes de ataque a multitudes frente al agua para evitar que ninguna víctima pueda escapar, con el empleo de acciones suicidas. Como ya sabemos, lugares como el sur de Francia, la costa del sol en España y las costas Italianas, son potenciales objetivos que no pueden ser descartados, especialmente sabiendo lo fácil que resultarían. La primera mitad de año, Daesh ha tenido una gran cantidad de fracasos sobre los territorios que ocupan, empezando a perder plazas y batiéndose en retirada, motivo por el cual necesitan realizar acciones de fuerza. Lamentablemente no existen planes para proteger las playas contra este tipo de amenazas, lo cual nos llevaría a ver una nueva evolución del terror por parte de grupos del tipo Daesh o Boko Haram.