ERDOGAN, TURQUÍA Y LA PROLIFERACIÓN DEL ISLAMISMO EN EL MEDITERRÁNEO ORIENTAL. II PARTE

David Odalric de Caixal i Mata: Historiador Militar, experto en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista. Director del Área de Seguridad y Defensa de INISEG (Instituto Internacional de Estudios en Seguridad Global). Director del Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalización Yihadista (OCATRY).. Membership in support of the AUSA (Association of the United States Army) Miembro asesor de la Sección de Derecho Militar y Seguridad del ICAM (Ilustre Colegio de Abogados de Madrid). Membership in support of the Friends of the Israel Defense Forces. Miembro del Consejo Asesor del Likud-Serbia (Israel).  Miembro de Honor de la Academia Europea de las Ciencias, Artes y Humanidades.

El conflicto entre Estados Unidos y Turquía

Estados Unidos comenzó a cuestionar las “actividades” del clan Erdogan cuando el presidente ‎turco inició sus compras de armamento ruso y la construcción de un gasoducto con la Federación ‎Rusa. Desde ese momento, Washington trató de deshacerse de Erdogan por la vía “democrática” ‎‎–respaldando al Partido Democrático de los Pueblos (HDP). Como el partido de Erdogan –‎el AKP– logró manipular las elecciones legislativas realizadas en junio y noviembre de 2015, ‎la CIA ha tratado de eliminar al presidente Erdogan en varias ocasiones. El 15 de julio de 2016, ‎el cuarto intento contra Erdogan acabó convirtiéndose en una intentona golpista ‎improvisada en el último momento. ‎A partir de ahí, el presidente Erdogan, aun subrayando su adhesión a la OTAN, ha venido ‎multiplicando las provocaciones. Por ejemplo, durante un viaje oficial a Estados Unidos, Erdogan ordenó a ‎sus guardaespaldas personales arremeter a golpes contra seguidores del predicador Fehtullah ‎Gulen que realizaban una manifestación frente a la embajada turca en Washington. También ‎ordenó el encarcelamiento de un ciudadano estadounidense en Turquía. ‎El plan actual de Estados Unidos contra el presidente turco Erdogan consiste en empujarlo a ‎cometer un error para deshacerse de él con cierto respaldo internacional –algo similar a ‎la trampa en la que cayó el presidente iraquí Saddam Hussein con la invasión de Kuwait. Hoy en día, una acción contra ‎el presidente turco Erdogan podría justificarse internacionalmente mediante una masacre contra ‎los armenios, en el marco del conflicto en el Alto Karabaj, y si se garantiza la continuidad en la ‎Casa Blanca. ‎

Fuente: OCATRY (Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalización Yihadista) www.ocatry.org

Erdogan corre a caer en la trampa

Durante todo el mes de octubre, el clan Erdogan ha repetido sin cesar que la OTAN necesita más ‎a Turquía que a la inversa, o sea que la alianza atlántica nunca podrá excluir de sus filas ‎a Turquía ni tampoco atacarla. ‎Así que el presidente Erdogan sigue adelante con su ofensiva en todos los frentes. Incluso envió ‎consejeros turcos a garantizar la formación de los guardacostas del gobierno libio de Trípoli, ‎en lugar de los consejeros italianos. De esa manera, Erdogan vuelve a amenazar a la Unión ‎Europea con “abrir la compuerta” a la migración, ahora desde África. Por otro lado, Turquía ‎también favoreció últimamente nuevos ataques de los yihadistas contra los militares rusos ‎en Siria. ‎Moscú ha sido el único en reaccionar ante las provocaciones turcas. El Kremlin ordenó la ‎reanudación de los bombardeos aéreos contra los yihadistas en la región siria de Idlib, ‎concentrando esas acciones sobre un grupo apadrinado por Turquía y anteriormente vinculado a ‎al-Qaeda. El hecho es que esos ataques rusos violan los acuerdos ruso-turcos en Siria, pero ‎a la vez ponen de relieve la obediencia del movimiento yihadista a la autoridad personal de ‎Recep Tayyip Erdogan. ‎Más recientemente, el presidente turco Erdogan abrió un nuevo frente arremetiendo contra ‎el presidente francés, Emmanuel Macron, insultándolo incluso más que a la canciller alemana ‎Angela Merkel hace 3 años. Aunque puede parecer banal, este asunto es mucho más importante ‎de lo que parece ya que tiene que ver con el fondo del problema. ‎ La guerra de civilizaciones no opone el islam al cristianismo, sino dos principios: la religión de Estado frente a la libertad de conciencia.

Después de muchas dilaciones, Recep Tayyip Erdogan está tratando de dar respuesta a la pregunta ‎existencial que se plantea Turquía. Y lo hace definiéndola como la patria de la Hermandad ‎Musulmana. ‎Erdogan abandona así los sueños neo-otomanos de su ex primer ministro, Ahmet Davutoglu, hoy ‎en la oposición. También renuncia a los espacios naturales que son, para Turquía, el mundo ‎turcoparlante y Occidente (la Unión Europea y la OTAN). Ahora espera extender su poder sobre ‎el conjunto del mundo musulmán aferrándose al principio de una religión de Estado, de la que ‎él mismo pretende convertirse en califa. Al morir Mahoma, sus ‎discípulos lucharon entre sí. El «califa» –o sea, el «sucesor»– heredó el poder temporal del ‎Profeta, no su poder espiritual. Por cierto, es evidente que muchos califas ni siquiera creían ‎en Dios. Al final de la Primera Guerra Mundial, el «califa» era el soberano otomano que residía ‎en Constantinopla (hoy Estambul). El ideal de la Hermandad Musulmana es reinstaurar el califato ‎‎ (el poder temporal del Profeta) gracias al derecho de la época del Profeta: la sharia. Al igual que ‎los europeos del siglo XVI, los miembros de la Hermandad Musulmana estiman que un pueblo ‎tiene que adoptar obligatoriamente la religión de su soberano, una visión del mundo ‎radicalmente opuesta al principio de libertad de conciencia establecido en Francia desde la ‎abjuración de Enrique IV, en 1593, y también contrario al compromiso del laicismo, ‎establecido en 1905. De hecho, ‎Recep Tayyip Erdogan y la Hermandad Musulmana tratan así de imponer un retroceso, echando ‎abajo el legado de Mustafá Kemal Ataturk, el fundador de la Turquía moderna. ‎Es por consiguiente muy lógico que el presidente turco Erdogan haya optado por designar a su ‎homólogo francés como líder de sus adversarios. ‎El resultado de esta oposición va a definirse en Estados Unidos, que tendrá que elegir entre ‎defender la herencia británica de los «Padres Peregrinos» (a través de Joe Biden, junto al ‎canadiense Justin Trudeau) o asumir el legado de los inmigrantes europeos (representado por ‎Donald Trump). Si la primera opción resulta ganadora, Washington tratará a toda costa de ‎mantener a Turquía en la OTAN. Pero si gana la segunda, Estados Unidos defenderá ‎su principio de coexistencia entre las religiones hasta hacer fracasar el proyecto de califato. ‎

¿Turquía está tratando de formar su propia alianza militar?

Después de mucho tiempo seréis convocados; en un futuro lejano marcharéis contra la tierra [de un pueblo] restaurada de la espada, reunida de en medio de muchos pueblos, contra las montañas de Israel, que han estado desoladas por mucho tiempo [un pueblo] liberado de las naciones, y ahora toda la vivienda segura.” Ezequiel 38:8 (La Biblia de Israel)

Destacados académicos pidieron la formación de un ejército multinacional siguiendo el modelo de la OTAN que, según sus defensores, sería “uno de los mayores temores de Occidente” Esto puede parecer una conjetura, sin embargo, el Presidente turco Erdogan ha adoptado esto como uno de sus objetivos, al tiempo que amplía la participación militar de Turquía en la región. El diario Yeni Çağ, un periódico nacionalista turco, publicó un artículo el 28 de octubre de 2020, titulado “El Ejército de Turan” En el artículo, el autor, Ahmet GÜRSOY, pidió la formación de una organización “pan-Turkismo” que incluiría un “Ejército Turano” Bajo el título “Los Estados Túrquicos Deben Unirse: El Ejército Turano Es La Esperanza”, el artículo describe una nueva visión militarista del nacionalismo pan-turco que debido a las realidades geográficas nunca podría materializarse como una entidad nacional contigua. “El sueño eterno de los nacionalistas turcos, la gran patria; el sueño turano puede hacerse realidad en la geografía” “Por lo tanto, puede que no seamos capaces de unir a todos los turcos en la geografía bajo una sola bandera como en los tiempos del imperio. Sin embargo, al transformarnos en entidades legales en todos los ámbitos sociales, podemos unir a todos los turcos bajo una sola bandera, al igual que las empresas internacionales están representadas con la misma bandera en todos los rincones de la tierra. La forma más sorprendente y posible de esto es el Ejército Turano.”

Fuente: OCATRY (Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalización Yihadista) www.ocatry.org

Con la decisión de Turquía de comprar el sistema antiaéreo ruso S-400, la era de la diplomacia secreta estadounidense parece haber terminado. Washington reaccionó bloqueando la entrega de los F-35 a Turquía, mientras que este último fue un socio en su desarrollo y fabricación. De hecho, Turquía ha adelantado dinero para acceder a la tecnología. Los estadounidenses se oponen vehementemente a la compra por parte de Turquía del sistema S-400, en particular porque creen que se hizo en detrimento de los suyos, los Patriots. Los nuevos líderes militares turcos, elegidos entre aquellos que no han realizado pasantías en Estados Unidos, están votando por esta adquisición porque responde estrictamente a la seguridad de Turquía. Los militares turcos todavía tienen en mente la agresividad de ciertos aliados del “gran amigo” que orquestó el golpe militar, por supuesto, en nombre de la “democracia”. En los últimos años, hemos sido testigos de un evidente enfrentamiento diplomático entre Turquía por un lado y los Estados Unidos y sus aliados por el otro. Recordemos que Turquía ha dado su primer paso, apuntando a Arabia Saudita y publicando los detalles del asesinato de Jamal Kashoggi. Tras la negativa de Estados Unidos a entregar F-35, negativa que esperaba Turquía, este último se desarrolló de manera similar en sus relaciones directas con Estados Unidos. El ministro de Relaciones Exteriores, Mevlüt Çavuşoğlu, anunció que si Estados Unidos rechazaba la venta de F-35, Turquía adquiriría aviones avanzados en otro lugar. Çavuşoğlu nombró estas alternativas: el Su-35 o el Su-57 ruso. Estas transacciones sientan un precedente absoluto porque es la primera vez que Rusia vende sistemas tan avanzados a un ejército extranjero, miembro de la OTAN. ¿Vladimir Putin es lo suficientemente ingenuo como para ofrecer a sus enemigos su tecnología avanzada? Si logra sacar a Turquía de la zona de influencia de EE. UU., Entonces el juego valdrá la pena. Recordemos que la reciente reunión de Putin y Erdogan es la tercera reunión entre los dos presidentes desde principios de 2019, y que el acercamiento ruso-turco comenzó a fines de 2014 y se aceleró con el fallido golpe de Estado desde 2016.

Volvamos al golpe, que tenía como objetivo de eliminar al presidente islamista Erdogan, enemigo de Occidente y de la Cristiandad y fue solo un intento desesperado por eliminar a un adversario de los Estados Unidos. Unas horas antes, Putin informó a Erdogan de lo que estaba sucediendo y le aconsejó que abandonara urgentemente su casa de vacaciones en Marmaris, 30 minutos antes del ataque de los comandos kemalistas, y que subiera a abordar un jet privado. Según los informes, también puso a disposición un satélite de comunicaciones ruso para liderar a las fuerzas leales restantes. Esta ayuda permitió al 1er ejército turco, comandado por el general Ümit Dündar, ubicado alrededor de Estambul, para revertir el destino del golpe a favor de Erdogan. Dündar se hizo cargo del aeropuerto de Atatürk que estaba bajo el control de los líderes golpistas y aseguró el aterrizaje del avión del presidente constitucional. Sin embargo, las cosas no pueden seguir así indefinidamente porque el presidente turco quiere solucionar rápidamente el problema del PKK, considerado terrorista por su país, pero cuya rama siria cuenta con el apoyo de Estados Unidos. Al mismo tiempo, Erdogan quiere transferir a sus servicios secretos, la gestión de todos los terroristas islamistas que luchan en el norte de Siria, reclutado y armado por Turquía a través de Arabia Saudita, para evitar que sean redirigidos por Estados Unidos hacia otra “Primavera Árabe”. El verdadero objetivo de Erdogan es crear su propio bloque militar formado por Turquía, Irán y Qatar, como contrapeso a una «OTAN árabe» buscada por Estados Unidos. Si, apoyado por Putin, gana el partido que lidera contra Estados Unidos y sus aliados árabes,

La guerra en el Egeo sería el fin de la OTAN»: claves del conflicto entre Turquía y Grecia

El pasado 21 de julio de este año 2020, Europa estuvo cerca de despertarse con una noticia más impactante que cualquier rebrote de coronavirus: un enfrentamiento militar entre Turquía y Grecia. Aquel martes, barcos militares turcos habían partido hacia Kastellorizo, una isla griega muy cerca de su costa donde Ankara quería realizar prospecciones de gas, para imponerse a la flota griega. Atenas, por su parte, había suspendido las vacaciones de sus militares, declarado el estado de alarma y mandado fragatas a la zona. Pero la cancillera alemana Angela Merkel intervino, llamó a Erdogan y consiguió que los turcos volvieran a casa. “Nos recordó a la crisis de los misiles de Cuba en 1962”, le dijo una fuente del Gobierno alemán al diario sensacionalista ‘Bild’. ¿Guerra? ¿En el Mediterráneo? En los últimos meses, la búsqueda de gas, los polémicos límites marítimos y una Turquía más activa que nunca fuera de sus fronteras han convertido al Mediterráneo Oriental en un polvorín, avivando un conflicto con 200 años de historia entre Atenas y Ankara. Ambos países, que quieren beneficiarse de las bolsas de gas y petróleo  que se han ido descubriendo en los últimos años en el suelo marino y alrededor de la dividida isla de Chipre, han elevado tanto el tono que algunos analistas empiezan a comentar lo inimaginable: un enfrentamiento militar entre dos miembros de la OTAN. “Se vuelven a escuchar tambores de guerra de nuevo en Europa, pero apenas reciben atención. Todo lo que escuchamos en las noticias es sobre mascarillas, tests y el alcance de los aerosoles”, Pese a la llamada de Merkel, la escalada entre los dos países siguió y la mecha volvió a prender. La fragata griega Limnos y el barco turco Kemal Reis llegaron a enfrentarse hasta tal punto que el buque turco fue dañado, aunque no hubo ninguna baja. Escoltado por buques militares, el barco turco Oruç Reis está buscando gas a unos 150 kilómetros al sur de las costas turcas, a medio camino entre la isla griega de Creta y Chipre. Atenas ha urgido a Ankara a abandonar la zona “inmediatamente” y ha advertido de que cualquier estudio sísmico cruzará una línea roja. Desde Ankara aseguran que seguirán con sus investigaciones, pero algunos analistas insisten en que Erdogan estaría buscando algo más: doblar el brazo a la UE y conseguir más concesiones de sus supuestos aliados militares.

Mucho más que gas y petróleo

En los últimos 12 meses, Turquía ha llevado a cabo acciones amenazantes, provocativas e ilegales contra Grecia, cada una más agresiva que la anterior. Esta vez, sin embargo, el gobierno griego decidió responder y pasó a la ofensiva”. Atenas firmó un acuerdo marítimo con Egipto para delimitar las Zonas Económicas Exclusivas de ambos países. El objetivo era invalidar un tratado muy parecido que se labró entre Turquía y el Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia (GNA) -su único aliado en el Mediterráneo- en noviembre de 2019. Algo que no gusto para nada a Erdogan. “Erdogan necesita un chivo expiatorio para distraer la atención doméstica, como ya ha hecho en Siria o en Libia o con el teatro de convertir Hagia Sophia en una mezquita. Debido a sus fracasos internos y a las debilidades estructurales e institucionales de la economía turca, muchas de ellas creadas por él mismo, Erdogan necesita proyectar victorias en el extranjero. Pensó que creando una crisis con Grecia y escalando en el conflicto podría chantajear a Grecia y a la UE, no parpadear hasta el último minuto y conseguir concesiones de ambas. Pero el gobierno griego ya no está dispuesto a seguir aceptando el juego de Erdogan”, Situada a tres kilómetros de Turquía, pero a más de 550 kilómetros de Grecia continental, la isla helena de Kastellorizo es uno de los puntos más calientes del desacuerdo. Atenas dibuja sus zonas exclusivas económicas desde las fronteras de sus islas, mientras que Turquía cuestiona los tratados de Lausanne (1923) y de París (1947) considerando que solo se puede tener en cuenta las plataformas continentales a la hora de trazar las fronteras marítimas. El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, reconoció que cada vez son más altas las probabilidades de un enfrentamiento militar: “El riesgo de un accidente acecha cuando tantas fuerzas navales se reúnen en un área tan pequeña. La responsabilidad, en tal caso, será de quien provoca esta situación”, “Grecia no sucumbirá a las amenazas ni al chantaje. Ni tampoco tolerará acciones provocadoras”. Además, aprovechó para agradecer la ayuda de su principal aliado en este conflicto, París. “Macron es un verdadero amigo de Grecia, pero también un ferviente defensor de los valores europeos y del derecho internacional”. Francia, el país de la UE más poderoso en términos militares, comunicó este jueves que dos aviones Rafale que se encontraban en Chipre realizando ejercicios militares harán una “escala” en la base aérea de Souda (Creta) y permanecerán en la zona varios días. En los últimos años, con la llegada de Emmanuel Macron y Donald Trump al poder, Francia ha asumido el rol que EE. UU.ha ido abandonando en la zona, lo que le ha valido críticas desde Alemania y otros países europeos por su «unilateralismo» en política exterior. No hay más que ver el papel del presidente galo en esta nueva crisis. “La situación en el Mediterráneo Oriental es preocupante”, escribía en Twitter el presidente francés. “Las decisiones unilaterales de Turquía en la exploración gasística provocan tensiones. Deben acabarse para poder establecer un diálogo entre los países vecinos y los aliados de la OTAN”. Hay que recordar que nos acercamos “a uno de esos peligrosos momentos en los asuntos internacionales donde el juego pasa de la presión y la disuasión a la realidad brutal de la violencia y la guerra. Un recuerdo de que uno solo debe entrar en lo primero después de haber considerado lo segundo”. Mientras tanto, en Turquía, la prensa acusa a París de estar buscando la guerra.

Fuente: OCATRY (Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalización Yihadista) www.ocatry.org

En junio, un barco militar turco estuvo a punto de atacar a una fragata francesa que operaba cerca de Libia asegurando el embargo de armas de la ONU. El presidente de la República francesa acusó a Turquía de tener una “responsabilidad criminal” por fomentar la guerra civil libia. Y Erdogan tampoco se ha quedado callado. En las últimas semanas ha combinado discursos conciliadores con aseveraciones poco propias de un miembro de la OTAN, retando a sus enemigos a enfrentarse en el campo de batalla y anunciando que “la prosperidad de los países occidentales basada en el sangre, sudor y lágrimas y la explotación del resto del mundo se ha acabado”. “La autoestima de Turquía da un poco de miedo. Es un país muy nacionalista y no es difícil conseguir el apoyo popular frente a Grecia por razones históricas”, Desde hace años, Turquía se ha vuelto un país más asertivo, ambicioso y expansionista fuera de sus fronteras, chocando incluso con sus aliados de la OTAN. En la Alianza, los diplomáticos reconocen que Ankara es el «elefante en la habitación» del que nadie se atreve a hablar, especialmente tras su compra de misiles rusos S-400 o sus intervenciones en Libia. En este escenario cada vez más beligerante, surgen las preguntas incómodas: ¿Qué ocurriría si dos miembros de la OTAN se enfrentan? ¿Se activaría el artículo 5, que dice que un ataque contra un aliado se considerará un ataque contra todos? ¿Saldrá Turquía de la OTAN? En Ankara lo tienen claro: “Una guerra en el Mar Egeo significaría el fin de la OTAN y dejaría a Turquía definitivamente en la órbita rusa” Una de las críticas más recurrentes de los turcos es que todos se están uniendo contra ellos. Y es cierto. Se está formando una heterogénea coalición en el Mediterráneo oriental, con Francia como líder de facto seguido de Grecia y Chipre, pero también se suman Israel, Egipto o Emiratos Árabes Unidos. “Parece que Ankara ve estas nuevas alianzas en el Mediterráneo oriental esencialmente como un eje anti-Turquía y siente que solo siendo disruptiva puede alzar la voz y recibir su parte de recursos energéticos que hay en el mar”. Para tratar de encontrar una solución pacífica, los ministros de Exteriores de la Unión Europea tratarán el tema en un consejo de emergencia. Los expertos consultados, aunque se muestran escépticos, apuntan a la necesidad de un diálogo sobre la topografía y las fronteras marítimas a través de un tercer partido diplomático, aunque no está muy claro quién podría sentar a la mesa a ambos y pacificar las aguas. “En el siglo XIX, las monarquías habrían resuelto este incidente a través de una gran conferencia. Bajo la Pax americana, desde 1945 a 2017, EEUU habría negociado un acuerdo. Hoy estamos ante la simple anarquía, donde potencias medianas compiten por influencia y recursos”. La falta de unidad exterior de la UE complica que Josep Borrell pueda tomar una postura consensuada. “No se puede ir contra la geografía, pase lo que pase, Turquía siempre será un actor principal en el Mediterráneo oriental, un vecino de Europa y un socio importante”, señalaba Borrell hace unos días. Mientras Francia y Grecia reclaman sanciones contra Turquía, otros países más amistosos con Ankara como Alemania, Italia o España, que no dudan en apoyar públicamente a Grecia y a Chipre en defensa de su territorio soberano, prefieren buscar otras vías para reducir el conflicto. España mantiene la misma postura: defensa de una salida negociada a la escalada de tensión en el Mediterráneo Oriental, con pleno apoyo a la labor de buenos oficios llevada a cabo por el Alto Representante y de Alemania. En un viaje a Turquía a finales de julio de 2020, la propia ministra Arancha González Laya se ofreció como posible mediadora del choque entre ambos países, pero no ha ido más allá. Por lo tanto, solo queda Alemania. “Es la única oportunidad, porque Alemania tiene en sus manos la presidencia de la UE y Merkel está interesada en intermediar entre Turquía y Grecia”, Merkel convenció a Erdogan de retirar sus barcos en julio advirtiéndole de que, de lo contrario, sería incapaz de evitar sanciones de la UE contra su país. Pero ¿habrá guerra? Un conflicto armado en el Mediterráneo no está en el interés de ninguno de los dos países. Casi el 90% del comercio turco pasa a través de sus puertos, la mayoría situados en el Mediterráneo oriental, mientras que Grecia cuenta con la flota comercial más grande del mundo (en tonelaje). Sin embargo, eso no significa que ninguno de los dos países quiera sacar pecho. Y cualquier mínimo error podría arrastrar a ambos -y al resto de sus aliados- a un conflicto insólito. En Grecia hay consenso: si Turquía cruza las líneas rojas, se responderá militarmente. “Pese a nuestras innumerables diferencias a nivel interno, hay un gran apoyo de todos los partidos a usar todas las medidas de disuasión necesarias por las Fuerzas Armadas Griegas si Erdogan decide actuar unilateralmente. Aunque todo el mundo espera y trabaja para un resultado pacífico, esta crisis parece más seria que cualquier otra desde la crisis de Imia en 1996 [cuando tres oficiales griegos murieron y Turquía y Grecia estuvieron a punto de entrar en guerra]”, recalca The Greek Analyst. “No creo que Turquía y Grecia se arriesguen a una guerra, pero el problema en esta situación tan explosiva son las consecuencias no controladas”. “En otras palabras, puede haber “accidentes” que se acaben saliendo de control. Esto es cómo empezó la Primera Guerra Mundial: un pequeño incidente que arrastró a todo el mundo a la guerra”.

Turquía vs. Francia

Históricamente, los enfrentamientos entre Turquía y Francia han durado poco -tal y como ocurrió en temas como en el genocidio armenio en 1915 y las incursiones turcas en Siria-. Pero ahora las cosas se están complicando, incluso llegando a un punto crucial. Los países apoyan a bandos opuestos en la guerra libia. Francia ve en la Turquía de Erdogan un modelo ideológico peligroso mientras que el turco considera que las acciones francesas forman parte de un esfuerzo para prevenir su inminente auge. En otro nivel, los franceses consideran que las acciones turcas en el patio trasero de Europa es un problema estratégico que debe resolverse mediante una política europea. La Turquía de Erdogan quiere su lugar bajo el sol y, para eso, es clave proyectar poder más allá de su frontera. Ya lo está haciendo en Siria, Libia, Iraq y el este del Mediterráneo. Mientras tanto, París ha apoyado a los rivales regionales de Ankara, desarrollando lazos más estrechos con Emiratos Árabes Unidos y Egipto, al mismo tiempo que apoyando a Khalifa Haftar en Libia. La disputa franco-turca en territorio de la OTAN el pasado 10 de junio, cuando una fragata francesa intentó inspeccionar un barco de carga acompañado de barcos turcos ante la sospecha de que estaba violando el embargo de armas de la ONU, llevó a un enfrentamiento entre ambas partes. Pero aún queda tela por cortar. Si el Gobierno de Acuerdo Nacional en Trípoli lanza una ofensiva apoyada por Turquía contra los pueblos estratégicos de Sirte y Jufra, esto causará casi seguro que Francia y Emiratos Árabes Unidos refuercen su apoyo a las fuerzas de Haftar. Mientras tanto, las exploraciones de gas y petróleo en el este del Mediterráneo son otro punto clave que podría llevar a Turquía a una confrontación directa con Francia o Grecia. Este enfrentamiento latente involucra tanto nuevas como viejas rivalidades, provocadas por disputas marítimas, quejas por saber de quién son las zonas económicas exclusivas y décadas sin resolver el conflicto de Chipre. Ankara ha protestado por la decisión de Nicosia de recompensar con contratos de perforación a compañías energéticas en los últimos años, diciendo que Chipre del Norte, a la que apoya y reconoce, ha sido aislado de los recursos de hidrocarburos. Turquía, Grecia y Chipre están enfrentados por temas de fronteras marítimas. Turquía firmó un acuerdo marítimo con Libia en diciembre de 2019, asegurando que sus aguas territoriales se extendían hasta el más del norte de Libia. Mientras que la mayoría de las compañías energéticas que operan en el área han dejado de explorar y perforar por el covid y los bajos precios del petróleo, Ankara tiene entre ceja y ceja seguir la perforación del área cercana a Creta. Y todo esto podría llevar a enfrentamientos en alta mar.

La tensión es alta entre las armadas de Grecia y de Turquía en el Mediterráneo oriental. El presidente turco Recep Tayip Erdogan afirma que que «si hay una evolución negativa, el único responsable y el único que sufrirá será Grecia». No creo que se pueda descartar la posibilidad de una escalada de la tensión entre ambas naciones, probablemente, surgida de forma accidental. Sin embargo, creo que esta crisis con Turquía en el Mediterráneo oriental ha demostrado que el presidente Erdogan no quiere una confrontación acalorada con Grecia. Más bien, sigue con mucho cuidado una estrategia para mantener una tensión controlada. «Las posibles sanciones que la Unión Europea puede imponer a Turquía, sin duda, enviarán un fuerte mensaje a la parte turca. Sin embargo, creo que únicamente forman parte de una estrategia más amplia que el bloque comunitario debe desarrollar hacia Turquía. Esta estrategia debería ser una especie de política conocida como política del ‘palo y la zanahoria’. Es decir, una combinación del enfoque alemán de compromiso con Turquía con el enfoque francés de frenar la agresión turca». «No estoy seguro de que se produzca una declaración conjunta como en anteriores ocasiones. Turquía y la Unión Europea ya tienen, digamos, una relación que no es muy buena. Penalizar a Turquía, imponer sanciones o realizar declaraciones contundentes solamente empeorará las relaciones entre Turquía y la UE. Fuente: OCATRY (Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalización Yihadista) www.ocatry.org

En ese sentido, Europa necesita un gran acuerdo con Turquía para crear un marco de resolución de conflictos tanto a corto como a largo plazo, tanto en el campo de la energía como de las fronteras marítimas, el conflicto en Chipre y Libia. Pero es casi imposible para los estados miembros de la UE llegar a un compromiso en todos esos frentes, dado que no se ponen de acuerdo en qué hacer ni cuánto presionar a Turquía. El enfoque más agresivo, defendido por Grecia, Chipre y Francia, consiste en sanciones económicas, pero es rechazado por Alemania, Italia, Malta y otros países que prefieren proteger sus relaciones con Turquía. Durante la reunión en el consejo de asuntos exteriores, la UE advirtió de posibles sanciones contra Turquía, pero dijo que intentarían primero establecer un diálogo. “Vamos a apoyar un camino para contribuir a rebajar las tensiones. Y, por supuesto, las perforaciones en aguas disputadas en Grecia podrían aumentar el conflicto” Esto era, esencialmente, un aviso a Turquía para no seguir con sus exploraciones de petróleo y gas en la costa de Creta, un área que tanto Grecia como Turquía dicen que les pertenece como zona económica exclusiva. Turquía, claro, gracias a su reciente acuerdo marítimo con Libia. La presidencia alemana de la UE podría ser una gran oportunidad para la desescalada. Esta semana, el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, visitó Atenas para organizar una nueva ronda de encuentros diplomáticos discretos entre Turquía y Grecia. Ya que un gran acuerdo parece impracticable, Bruselas debería dar pequeños pasos para trabajar para reducir las tensiones entre Turquía y Grecia y empezar un diálogo para compartir los recursos energéticos de la costa de Chipre. La pregunta es: ¿por dónde habrá que compensar? Ankara parece abierta a un acuerdo que involucre lo que ellos llaman una “distribución equitativa” de recursos de hidrocarburos en la costa de Chipre. Los turco-chipriotas son una minoría, pero quieren su trozo del pastel. Varias partes ya tienen algunas ideas para conseguirlo. Es difícil, pero no imposible, lograr un acuerdo, ya que las dos comunidades de la isla llevan en conversaciones durante décadas y hay un reconocimiento general de que los turcochipriotas también deberían recibir parte de los beneficios de la riqueza generada por los recursos de la región. Está menos claro que esto sea suficiente para que Ankara frene en sus propias ambiciones energéticas en el este del Mediterráneo. Pero las conversaciones entre Turquía y Grecia o entre Turquía y Chipre harían, por lo menos, que todo el mundo se parara unos segundos a pensar sobre la situación. Desde un punto de vista optimista, incluso marcaría el inicio de una nueva relación entre Turquía y la UE. Y eso, en esta era de desquiciadas rivalidades geopolíticas, no es un tema menor.